Telecom: una sola plataforma

Hasta hace poco tiempo  el desarrollo de proyectos de telecomunicaciones se basaba en la diversidad de servicios controlados por las operadoras. Eso ha cambiado: el control de la diversidad ha pasado a manos de los clientes, que ahora requieren capacidad, cobertura y estabilidad de una plataforma que les provee interconexión. Hoy en día los clientes manejan a su total discreción aplicaciones ofrecidas por terceros para satisfacer sus requerimientos personales o de trabajo. Esto ha obligado a las operadoras a cambiar drásticamente sus modelos de negocios, enfoques de servicio y objetivos de desarrollo, hasta el punto en que ellas mismas empresas proveedoras se alistan para auto proveerse de mayor cobertura y capacidad como eje para la dispersión sus negocios iniciales que en algunos casos terminaran despareciendo engullidos por el cambio de patrones de consumo pero que sostiene su base de clientes. Estos cambios son la oportunidad para la entrada en el escenario de nuevos participantes que se disponen a cambiar lo establecido aunque con la cautela que indican los escenarios. El tema de la evolución de los servicios de telecomunicaciones es muy intenso y tiene un eje central: la diversidad sobre una plataforma común.

Los desarrollos tecnológicos para el mejoramiento de los servicios y operaciones, un preciso conocimiento del entorno y el desarrollo de proyectos que contemplen múltiples variables y la realización de importantes inversiones permitirían actualmente proveer lo que los clientes demandan: gran capacidad, confiabilidad y cobertura permanente sin interrupciones aparentes en la movilidad como característica central del servicio Veremos cómo se establecerán entonces patrones de requerimientos sobre las nuevos desarrollos de redes y servicios, que deberán ser objeto de definición para la creación de productos cómo base operativa y referencia competitiva, más allá del típico paquete de capacidad mensual de Megabytes o el precio que pasaran a ser unas características más dentro de un sinnúmero de valores que serán percibidos por los clientes como elementos diferenciadores. El asunto es enfocarse en proveer una plataforma satisfactoria y confiable con características específicas, sobre la cual los clientes decidirán qué hacer y que utilidad darle.

Asistimos a un modelo de provisión de servicios, donde el proveedor vende el medio de transmisión y debe ofrecer cobertura total y segura a clientes que esperan  eso. Este modelo de servicio supone un gran reto para quien pretenda proveerlo dada la gran carga de dependencia que se tiene sobre un solo tipo de servicio en cuanto a las actividades personales o de trabajo de los clientes, que se soportan con populares y masivas aplicaciones de intercambio de manera permanente en todo momento y lugar. Depender de un proveedor resultará en buena medida un acto de confianza por el requerimiento principal de confiabilidad permanente en la conexión, mientras que estar en el negocio de la provisión de este tipo de servicios requiere una extraordinaria capacidad técnica, despliegue y adelantamiento ante las demandas cada vez más cualitativas, porque no es lo mismo hacer ver que se pasa a un nuevo sistema teniendo un nivel de cobertura aceptado, que empezar de cero intentando demostrar que eres mejor que tus competidores, quienes además poseen un sólida base de clientes atendida por otros servicios. No se puede fallar, y aunque el concepto del servicio es simple: el reto  será conectar o no conectar en todo lugar y de manera satisfactoria bajo patrones acordados. Sobre la operación y lo que significa proveer el servicio, el cliente no tiene porque preocuparse, el paga por recibir un imprescindible servicio.

 

Ver todos los artículos

Ir a Terapost