Tomando decisiones, después de los hechos: acción

Constantemente tomamos decisiones en asuntos que van desde lo personal y cotidiano, hasta empresarial y complejo. La toma de decisiones complejas es una habilidad; se puede aprender, y para ello, algunas personas son significativamente mejores que otras. Requiere instinto, sin duda, pero también la capacidad de reunir información que parece irrelevante, ignorar información que parece urgente y considerar pacientemente no solo las implicaciones a corto plazo sino a mediano y  largo plazo.

Existen componentes fundamentales a ser considerados a la hora de tomar las decisiones, sin los cuales no es posible avanzar, comenzando por entender la situación, identificando el tema que se aborda para establecer las prioridades, comparar opciones, comprender los riesgos y evaluar soluciones, teniendo en cuenta los resultados posibles tanto  a favor como en contra.

Tomar decisiones representa para muchos una tarea ardua y hasta muy difícil, siendo que además en algunas circunstancias esto se debe hacer con suma urgencia, donde justamente decidir es vital,  por la responsabilidad que implica y las consecuencias que puede traer de manera directa e indirecta en diversos ámbitos, lo cual debe ser parte de un proceso inmediato que requiere la evaluación de información y la consideración de las consecuencias, sean estas empresariales o personales.

En general, tomar buenas decisiones implica comenzar con el compromiso de asumirlas, esa es la parte difícil. Elegir el mejor camino, solo es posible después de sentir que se tiene la fortaleza y el compromiso para tomarlas, de allí en adelante es conocer sobre el tema en cuestión para tener la certeza de que pisa con seguridad en el territorio del conocimiento y  tener en cuenta las implicaciones para actuar en consecuencia. Es un asunto de responsabilidad pero a la vez de experiencia, conocimiento de los hechos del momento y con una amplia visión de futuro.

Las decisiones se refieren a conocer el camino a transitar y los objetivos a alcanzar, porque el que no sabe adónde va, puede llegar a cualquier parte y con el muchos afectados por las consecuencias de sus acciones.

Muchos barcos, muchas batallas, muchos cañones pero también muchas guerras perdidas con saldo negativo, de eso esta llena la historia y todo por un asunto de decisiones.

Carlos Guevara Jurado

Para suscribirse a Terapost