!Tengo una idea!

Frecuentemente nos vienen a la mente y se nos presentan nuevas ideas para evaluar y desarrollar negocios alrededor de productos y servicios. Esas ideas nacen como resultado de experiencias previas, también a partir de la información que nos llega de forma permanente por diferentes vías, en base a personas que han logrado exitosamente llevar adelante sus iniciativas de negocios o a través de otros que nos hacen llegar propuestas de participación en negocios conjuntos.

No hay duda que la conceptualización y promoción de una idea es importante y es el primer paso para  la creación de un negocio, pero es solo eso, una idea, y como tal debe ser desarrollada hasta convertirla en una actividad productiva con el objetivo central de todo negocio que es ganar dinero. Se hace necesario entonces asegurar su desarrollo y viabilidad, confirmando su probable desempeño en el tiempo, desde el inicio hasta su consolidación y crecimiento, lo cual depende de diversos factores en base a un orden de acciones para su implantación y operación.

No es suficiente decir que se nos ha ocurrido una gran idea  y explicarla con entusiasmo, que además puede serlo, sea esta original o como derivación de otro concepto ya desarrollado o un negocio en marcha. Hay que trabajar sobre ella verificando primeramente una serie de parámetros a través de un orden de acción mínimo, que involucra la consideración sobre personas, organización, orden, trabajo e inversión de tiempo y dinero. Desarrollar una idea para lanzar un producto servicio al mercado requiere primeramente completar una serie de actividades en secuencia llegar a constituir una operación estable y permanente.

Estas actividades de naturaleza operativa y administrativa conforman la construcción de lo que ofertará la empresa de cara a sus clientes. Sin el establecimiento de los ejes que constituyen la operación, no existe el aseguramiento de las respuestas internas y externas que soportan la producción y en consecuencia se corre el gran riesgo de desarrollar un problema más que un negocio al incrementarse la incertidumbre en la funcionalidad de los elementos que aseguran la operación y la rentabilidad.

Lo fundamental en la proyección de todo nuevo negocio no es solamente lo que está representado en la idea, un plan de negocios teórico, los ejercicios numéricos relacionados con las proyecciones o el mercado que se pretende conquistar. Lo fundamental y clave es un orden de secuencia riguroso para construir la operación real con todos los componentes que se requieren para armar y entregar el producto o servicio tal y como lo pretendemos comercializar. Esto se proyecta de manera preliminar a través de una Hoja de Ruta definida, con los aspectos y detalles necesarios a seguir para constituir una operación cuyo objeto es la generación de un producto o servicio de valor e interés para los clientes.

Quien tiene una idea de negocios en la búsqueda de beneficios estables y crecientes debe transitar por el concepto de que más allá de esa idea está el convencer a través de una oferta de valor, y eso solo se logra mediante una operación exitosa, bien conceptualizada, basada en el desarrollo de procesos necesarios que permitan el desarrollo y entrega de un bien en base a las expectativas y referencias mínimas del mercado en plena competencia. No se debe perder de vista que todo emprendimiento o desarrollo de negocio tiene al menos tres etapas de trabajo: Conceptualización, Implantación y Operación, componentes que actúan como una secuencia que sostiene la base del siguiente.

Mirar hacia adelante desarrollando ideas es materia de quienes desean avanzar el mundo de hoy, pero se requiere tener en cuenta que el conocimiento, el orden en la acción y fundamentalmente las condiciones del entorno representado en los consumidores, factores económicos, referencias y expectativas de cada lugar, son de consideración para un proceso de desarrollo exitoso.

Para el desarrollo de una idea de negocios se deben controlar los componentes fundamentales para tomar decisiones. Una idea solo puede convertirse en realidad, si y solo si, se sabe interpretar y desarrollar la secuencia para su validación, desarrollo como ente productivo y operación.

Carlos Guevara Jurado

Ver todos los artículos

Ir a Terapost