Simple, no significa fácil

Los mejores atletas, escritores, programadores, gerentes y otros tantos especialistas tienden a ser personas que siempre ven las cosas que hacen como algo simple y de manera natural, pero a la vez difícil.

Es necesario recordar que simple no es la misma cosa que fácil. Por ejemplo, correr un maratón es una cuestión simple, es correr. Empiezas a correr y para terminarlo no te detienes hasta que alcanzas los 42 km ¿Qué puede ser más simple? Pero qué difícil es lograr alcanzar la meta.

El hecho es que la dificultad no niega la simplicidad. El liderazgo, la dirección de empresas y proyectos, así como muchas otras actividades, revisten dificultad en su ejecución, pero su naturaleza basada en el conocimiento y la preparación hace que las cosas se orienten de una manera simple hacia una meta determinada.

El conocimiento, la preparación y la experiencia son la base de la simplicidad para atravesar las dificultades.

Ver todos los artículos

Ir a Terapost