La gerencia del futuro...saber, hacer y ser

Lanzamos una hipótesis, nos atrevemos a predecir, la orientación de hacia dónde van las empresas y su gerencia movidas por la presión de la tecnología presente hoy en cada quien, principalmente a través de las comunicaciones y la inmediatez.

El asunto girará alrededor de la información y la necesidad de adaptarse a nuevas formas de comunicarse y hacer negocios. Observamos dentro de lo que gira alrededor de las habilidades y capacidad de competencia humana que va dejando muy rápidamente atrás viejos conceptos y paradigmas de la gerencia tradicional, para pasar a una nueva etapa donde quienes dirigen deben ser más ágiles, receptivos, muy informados y capaces de adaptarse en tiempos donde los años se hacen meses y los meses días, en un torbellino de intercambio creciente que se orienta a otra dinámica de decisión y acción en el tiempo. A corto plazo es de esperar que las necesidades y recursos que facilitan el trabajo serán radicalmente distintos, con un cambio tecnológico y cultural que afectará notablemente el funcionamiento de las organizaciones y la manera como se mueve la acción integrada hacia los resultados. Al mismo tiempo, los directivos tendrán la posibilidad de poder hacer un más detallado seguimiento de la gestión de la empresa y de alguna manera podría decirse que será necesario una clase de gerente que tenga la capacidad de manejar las habilidades tradicionales, pero con una capacidad analítica profunda que le permita visualizar e interconectar con suma rapidez múltiples variables más allá de lo aparentemente evidente y el día a día de la ventas. Con la capacidad de tener a mano un amplio espectro de temas relacionados con todo lo que afecta sus objetivos, con un mentalidad moderna que va más allá de buscar resultados a través de la interpretación de la información sino además de planificar la sumatoria de variables externas e internas. Se requerirá gran capacidad de adaptación, negociación, valoración de riesgos y conocimiento de las posibilidades de aquellos que comparten los esfuerzos dentro de la empresa. En ese sentido consideramos que los líderes empresariales en adelante deberán tener las siguientes cualidades en cuanto a Saber, Hacer y Ser:

Saber

Fundamentalmente, la clave será saber sobre, la gestión de la planificación, las funciones y el ejercicio del liderazgo. Aprovechando y contando en todo momento con el apoyo y las habilidades profesionales de las personas a su cargo , trabajando en la motivación,  la comunicación efectiva y la dirección coherente, aplicando estas habilidades en un macro y micro entorno de trabajo cambiante. También deberán  saber cómo equilibrar y ajustar las perspectivas y consecuencias de sus decisiones a corto y a mediano plazo, definiendo sus objetivos alrededor de grandes desafíos competitivos que el entorno cambiante impone, dada la facilidad para acercarse a los mercados que también tendrán los competidores. Se deberán desarrollar conocimientos orientados a soluciones más por programación, metas especificas y sentido de asignación que por estructuración operativa

Al diversificarse los canales de comunicación y las opciones abiertas de intercambio, los CEO y gerentes deberán aprender y fortalecer las habilidades comunicacionales, que serán muy valiosas en un amplio espectro, especialmente en situaciones límite. Por lo que requerirán, para tomar ventaja, soporte externo permanente profesional y especializado en diversas áreas no propias del giro y manejo de sus servicios o productos. Requerirán desarrollar estrategias para tomar decisiones muy rápidamente,ejecutarlas y  verificar su resultado. Mientras tanto, incluso aquellos que trabajan las áreas no orientadas al contacto con los clientes deberán comprender de forma muy clara las necesidades de estos, así como de los proveedores y las expectativas de todas las partes interesadas.

Hacer

Con el aumento de la flexibilidad del trabajo, deberán trabajar en un intercambio permanente de información con diversos integrantes de la empresa evitando la micro-gestión, llevando la actividad a un plano distributivo de acción conjunta. Si es necesario, deberían fortalecer el vínculo entre el desempeño con  indicadores claramente definidos, lo que puede significar el desarrollo de métodos de medición del rendimiento que son más adecuados a una forma de trabajo relacionada con objetivos en diversas etapas.

La relación gestión-colaboración será fundamentales en el futuro. Los gerentes en todas las áreas deberán ser capaces de establecer patrones referenciales de calidad en todos los sentidos  e interrelaciones con los empleados, clientes, proveedores y otros integrantes de la operación. Esto requerirá habilidades de comunicación de primer nivel para hacerse entender y escuchar puntos de vista con gran atención y disposición de ánimo.

Ser

Se requerirá de gran agilidad y adaptabilidad, y a la vez un firme criterio hacia la integración de los valores de la empresa en toma de decisiones creativas y hasta audaces donde el manejo del tiempo pasará a ser vital, evitando dispersiones referenciales con respecto a participantes externos. Esto creara una personalidad propia por la cual se definirá una diferencia por parte de los integrantes de la empresa y de los clientes. Deberá ser ejemplo en un ambiente de bienestar en el trabajo, asumiendo el liderazgo con un importante grado de flexibilidad en equipos de acción para la resolución y de respuesta inmediata. Deberá ser emocionalmente inteligente demostrando las cualidades que encarna en todos los aspectos de la gestión, destacando cualidades como: capaz, motivador, organizado, exigente.

Se deberá estar preparado para desarrollar y apoyar la creciente necesidad de obtener resultados parciales, que en sumatoria constituirán logros en diversos planos relacionados con metas y beneficios continuos, dada la gran agilidad conque la información llevará el desarrollo de las organizaciones.

Se requerirá la actitud de trabajar conjuntamente con los integrantes de la empresa para desarrollar una organización moderna y holística en su pensamiento, enfoque y acción, coordinada en diferentes actividades de desarrollo, promoción, mercadeo, ventas, relaciones y servicio de manera permanente dentro de un ámbito orientado a los beneficios de atracción y retención de los integrantes de la organización y los clientes. Pero sobre todo se deberán interpretar los alertas relacionados con las necesidades de los clientes como puerta para la adaptación de su oferta de manera inmediata y capaz.

Es decir, producto, servicio y soluciones, pero en una dimensión de trabajo e intercambio interno y externo definida por una actitud comunicativa, ágil y principalmente comprometida con los resultados, conjuntamente con todos los integrantes de la organización.

Eso tal vez incluirá a los clientes como parte de ella…

Ver todos los artículos

Ir a Terapost