El valor de la información

La certidumbre para la acción se relaciona con conocimiento de datos, es sobre información y la manera como esta se interpreta para fines determinados. Eso nadie lo puede negar, y así algunos lo pretendan desconocer, el  no saber cómo hacer uso de ella no te exime de estar bajo las fuerzas de los acontecimientos incidentes.

Veamos algunas preguntas extraídas de un extenso proceso de análisis (pueden ser decenas dependiendo del caso y de la hipótesis inicial del problema) ¿Cuáles son las ventas por producto y sus ciclos? ¿Son productos o servicios integrados o de utilidad independiente? ¿Cómo se comporta la demanda? ¿Cuán eficiente es cada uno de los miembros de la empresa en términos de resultados hacia las ventas? Y en términos de beneficios: ¿Cuál es su contribución? ¿Cuáles son los niveles de éxito de las actividades de mercadeo? ¿Cómo se comporta la distribución geográfica? ¿Cuales son los requerimientos usuales de los clientes?… Y así muchas otras interrogantes que parecen obvias, pero que defieren en cada caso particular, y que aunque parezcan aisladas, en muchos casos analizadas bajo un criterio específico pueden generar un cúmulo de valiosa referencia una vez que son ordenadas e integradas, al  permitir visualizar las realidades del entorno para la definición de objetivos y  la toma de decisiones para la acción.

Debe conocerse y saberse procesar de manera ordenada información definida sobre las variables que de manera interna y externa condicionan un negocio (lo cual es muy conveniente si quiere sobrevivir) y para ello definir cuáles son estas y la manera cómo interactúan. Algunas de esas variables tienen componentes cuantificables, pero también subjetivas propios de condiciones específicas de sitios, comportamientos y otros factores que definen más allá de lo supuestamente obvio.

La información adecuada y actualizada puede organizarse de manera conveniente para identificar patrones de gran importancia que definen el juego y las condiciones. No es solo enviar a un vendedor a ver que vende, es desarrollar una estrategia definida sabiendo previamente a que te enfrentas y cuáles son las herramientas que te da la información procesada como valor para el logro efectivo de resultados de negocios. Es extraer lo sobresaliente como patrones no evidentes que resaltan los aspectos de negocios y que pueden indicar problemas, pero también muchas oportunidades ante la competencia, quienes no son capaces de visualizar su importancia.

Encuentre las oportunidades sobre los datos que le aporta el análisis de la información, saque el máximo provecho, porque en ellos siempre está la ventaja competitiva así como la lectura para el desarrollo de las estrategias comerciales y la protección ante el entorno que probablemente otros no ven. Tomar ventaja se sustenta en la agilidad y la capacidad de respuesta, pero fundamentalmente en manejo de las ventajas y alertas que da el manejo de información alrededor de múltiples variables. Conocerla y saber aprovecharla es la clave.

Ver todos los artículos

Ir a Terapost