Construyendo resultados a través del compromiso

Uno de los elementos centrales de un proyecto bien gerenciado es la habilidad que su líder tenga para establecer un compromiso entre todos los participantes para trabajar en conjunto hacia el logro de los objetivos planteados.

De acuerdo a Watts Humphrey, uno de los más relevantes especialistas en el estudio de las dinámicas que se desarrollan en relación al compromiso de los participantes de los proyectos y el logro de sus objetivos; quienes realizan cualquier actividad de trabajo organizada deben tener claros una serie de elementos que se resumen de manera concreta con los siguientes puntos:

Todo proyecto debe tener objetivos de éxito comunes a sus participantes. No pueden existir participantes con intereses personales, distintos a los definidos como objetivos comunes

Toda persona que participa en un proyecto lo hace con el mayor deseo de integración,  disposición de trabajo y colaboración para cumplir con su responsabilidad.

No existen compromisos a medias, esto incluye: la dedicación al trabajo envuelto en el proyecto, los recursos comprometidos, la consideración rigurosa del programa y entrega

En el compromiso profesionales es  una acción transparente entre todos y se basa en lo que hay que hacer, quien lo debe hacer y cuando se debe hacer. No es posible que existan programas o actividades paralelas. Nada está oculto, todos los participantes conocen sus responsabilidades y límites así como las del resto de los participantes envueltos en el trabajo, independientemente del nivel de decisión que cada uno tenga. Cada uno de los responsables de cumplir con su parte del compromiso hace lo posible por lograrlo, aun buscando ayuda en otros.

Si algo que impacte las actividades asignadas relativo al compromiso de los participantes cambia durante el desarrollo de las actividades, debe darse suficiente información sobre los ajustes y sus implicaciones en cuanto a las actividades y los participantes

Como vemos toda relación de trabajo se basa en el compromiso, el cual aparece como una acción en todas las actividades de nuestras vidas.  Hacemos compromisos todo el tiempo, en cada conversación en las cuales preguntamos o nos preguntan algo y se establece un límite para algo, se establece un compromiso. Esto incluye frases tan simples como: te llamo mañana en la tarde; o algo como: leeré este documento para el lunes… Independientemente de la diferencia de ideas sobre lo serio que puede ser un compromiso, por irrelevante que parezca; lo que no tiene la menor duda es el hecho de que se establece un compromiso cuando se fija una acción de respuesta ante una situación determinada y mientras menos en serio nos tomemos el cumplimiento de esa acción mayor serán las oportunidades de que la confianza que se nos tiene empiece a declinar.

En cuanto a los proyectos o acciones de trabajo conjuntas, se fractura la confianza cuando algún participante comienza a comportarse de manera impredecible o cuando empiezan a actuar sin cumplir los compromisos contraídos, esto crea una serie de perturbaciones que genera incomodidad y falta de integridad al grupo de trabajo restando energía, teniendo que admitir o enfrentar una condición totalmente inesperada.

La coherencia y el sentido de respuesta al compromiso en toda acción de trabajo con objetivos definidos es uno de los valores fundamentales en las empresas exitosas, esto no quiere decir que no se puedan cambiar las decisiones o los objetivos definidos, pero esto solo es posible siempre y cuando las razones y el conocimiento común estén por delante.

El compromiso es todo lo que signifique repuestas, lleva envuelto la confianza, también la transparencia y principalmente la misma sintonía entre los participantes, algo distinto a esto, es simplemente un juego personal sin rumbo definido, un juego de azar.

Ver todos los artículos

Ir a Terapost